viernes, 18 de diciembre de 2015

Posible esquema de la obra

Capítulo I: La búsqueda de la belleza
Capítulo II: El deseo (“pide y se te dará”)
Capítulo III: Ritual de seducción
Capítulo IV: Neoplatonismo
Capítulo V: Gozo, orgasmo, aprendizaje
Capítulo VI: Amor, cariño
Capítulo VII: Tánatos, la pulsión del dolor
Capítulo VIII: La antesala de la felicidad
Capítulo IX: La química del amor
Capítulo X: Meditación kundalini

[Jipismo ninfómano]

Recuerdo que, cuando niña, soñaba con una tribu de artistas, de mentes libres y amantes, sensibles y alegres, que vivirían felices en una aldea llena de arte y de fiestas, que comerían de la tierra y que cantarían canciones hasta entrada la madrugada. Imaginaba lo que sentiría al cruzarme con ellos, con qué palabras hermosas nos hablaríamos, cómo nos besaríamos y cómo haríamos el amor dulce y salvajemente, atravesando campos en caravanas musicales, y sonriendo hasta...

- ¿Hasta cuándo la sonrisa?

- ¡Hasta mañana!

Cosmosexual


“Ama si quieres ser amado”

[Hongos con millares de sexos]
Existen especies de hongos con millares de sexos. La comunión puede acaecer con cualquier materia vibrante del universo. La ilusión es creer que estamos separados.

[Cosmosexuales]
Hay personas heterosexuales, bisexuales, homosexuales y...cosmosexuales. Los cosmosexuales mantienen una aparente “soltería” como tapadera de la libertad. Después, hacen el amor con todo cuanto sienten y piensan como bello y verdadero. Comunión desapegada, follar como quien respira.

[El amor como arquetipo]
¿Qué es el amor, quién lo define? A lo largo de la historia, los ars amandi concebían este maravilloso arte, materia prima de la inspiración de los artistas. Con el tiempo, sin embargo, se fue desdibujando, tal vez por culpa de la batalla de los sexos. Enamorarse es crear una mitología secreta con alguien. Los cuentos infantiles explican las historias de princesas que “despiertan”con un beso. ¿Judas no sigue siendo el besador de los cuentos? Gracias al beso de Judas despierta la conciencia crística. Judas es un malinterpretado ser.
Enamorados del amor, muchos humanos exploramos el mundo con la finalidad de encontrar una pantalla física sobre la que proyectar el ideal de la comunión de animus y anima, de yin yang.

[Las relaciones extrañas de hoy en día]
Esta obra nace de la necesidad de llenar un vacío emocional, relacionado con la creación de relaciones personales que lleven al individuo al imperio de Venus, de la autorrealización, del goce, de la fabricación de felicidad, belleza y energía vital. Esto parte de una concepción del amor relacionado con la espiritualidad, la mística, el tantra o deseo de equilibrar y ascender mediante el pulimento artístico de la energía sexual.

Creatividad relacional

He querido compilar todos los artes de amar, la historia del beso, las sex-shop, el coito.  Escribiré un ensayo sobre la educación sentimental. Creo que no sabemos cómo amar mejor, y para ello he de observar cómo se aman las cosas entre sí, cómo se trabajan los vínculos.

0gX

Erotismo antigravitatorio. Cómo tener un amor libre para siempre.

Apuntes sobre masaje

Muchas clases:
-RELAJANTE
-DESCONTRACTURANTE
-DRENAJE LINFÁTICO
CIRCULATORIO
DE CYRIAX (TENDÓN, TRANSVERSAL, DIAS ALTERNO: tendinitis)

Maniobras

Relajación previa: tumbado, sentado.
Calentar zona
No hay que levantar las manos de la superficie.

Roce (de abajo-arriba/ del retorno venoso)
No tocar columna (pulgares al lado)


Aceite de almendras o crema hidratante (que resbalen las manos)
Parafina

Contraindicaciones
Tumores
Infecciones


Hiperemia (aumento de temperatura)
ROCE: Manos en forma de alas
Fricción: calentar más rápido

Amasamiento digital: circular (fibras)
Amasamiento palmar: en forma de ocho


Vibración
Percusión: relajación de la muñeca


Conocer las fibras
Piernas longitudinales
Trapecios: rombo

Pinza rodada: pulgares en forma de arado/ los dedos avanzan. Sirve para encontrar contracturas.
Dolorosa/ urgente previo calentamiento/ amasamiento digital en la contractura


Puntos de inserción (fibras superiores del trapecio/ apófisis mastoides)
Vientres musculares del trapecio
Angular del omóplato


Combinar masaje con estiramientos


La guarida del tigre
Anatomía para el movimiento

Amar en la Tierra


Vivimos en el planeta tierra, que dentro del sistema solar, se corresponde con el chakra del corazón. Eso significa que estamos aquí para aprender a amar. Ese ha sido el mensaje transmitido por diferentes religiones a lo largo de la historia y, aunque fuéramos unos escépticos redomados, sería fácil reconocer que el amor es el ingrediente básico de la felicidad.

Es urgente entender el amor romántico de otra manera para dirigirlo a su fuente original. Todos los problemas a los que nos enfrentamos son una oportunidad para brindar amor. A menudo, se confunde el amor con la necesidad de ser amado por otros, de recibir calor y energía de otros seres. Sin embargo, amar no tiene nada que ver con esa neurosis posesiva. El amor verdadero es incondicional, y no una transacción comercial.


Amor y dimensiones

En la tercera dimensión la negatividad sirve aún para unir. Los iluminati, luciferinos, unidos por el poder mágico de la cosanguinidad, y los seres de Orión intentan manipular a través del miedo. La marca de la bestia pretende cerrar el tercer ojo. Hay una miasma de interferencia: amar o manipular.

La cuarta dimensión es como el cuarto chakra del corazón abierto, el amor incondicional. Pero sin el “no” del carácter es altamente manipulable. Como fin curricular de la meditación profunda hay que eliminar las tentaciones del ego y seguir un sistema completo de evolución de los 22 arquetipos.

En la quinta dimensión el amor se manifiesta como luz y en él hay un principio de honor que implica la responsabilidad de terminar cualquier empresa inspirada por el amor. Existe en él una inteligencia infinita, una totalidad que no precisa de memoria, sin identidad. El mundo es armonioso, no hay secretos; la conciencia vuela en rayos de luz; existen las habilidades telepáticas. Para llegar hay que mover la sombra del yo del chakra del entrecejo, que es una planta que reacciona con miedo ante el fuego.

En la sexta dimensión hay compasión y sabiduría. Conciencia crística.

La séptima dimensión corresponde a los guardianes. Es una protección, una masa espiritual que luce como una estrella y que se siente unida con el todo.

Casi cien maneras de decir ...

1. Alemán - Ich liebe dich

2. Árabe - Ana behibak (a un hombre)

3. Árabe - Ana behibek (a una mujer)

4. Arameo - Anòji ohev otàj

5. Albanes - Unë të dua

6. Aymara - Munsmawa

7. Armenio - Yes kez si'rumem

8. Búlgaro - Obicham te

9. Búlgaro - Oбичам те

10. Bieloruso - Я цябе кахаю

11. Bávaro - I mog di narrisch gern

12. Bengalí - Ami tomake bhalobashi

13. Brasileño (Portugués) - Eu te amo

14. Birmano - Chit pa de

15. Camboyano - Bon sro lanh oon

16. Catalán - T'estimo

17. Chino - 我爱你Chino: 我愛你

18. Chino (Cantonés) - Ngo oi ney

19. Chino (Mandarín) - Wo ie ni

20. Coreano - Tangsinul sarang ha yo

21. Coreano - 나 너를 사랑해

22. Creol - Mi aime jou

23. Croata - Volim te

24. Checo - Muliji te

25. Cheyenne - Ne mohotatse

26. Danés - Jeg elsker dig

27. Esperanto - Mi amas vin

28. Esloveno - Ljubim te

29. Español - Te quiero

30. Euskera - Maite zaitut

31. Estonio - Mina armastan sind

32. Esquimal - Nagligivaget

33. Esperanto - Mi amas vin

34. Etíope - Afgreki'

35. Finés - Minä rakastan sinua

36. Filipino - Mahal ka ta

37. Flamenco - Ik zie oe geerne

38. Gaélico - Ta gra agam ort

39. Galés - ´Rwy´n dy garu di

40. Griego - S´agapo

41. Griego - σε αγαπώ

42. Georgiano - მიყვარხარ

43. Guaraní - rojhayhû

44. Hawaiiano - Aloha i'a au oe

45. Húngaro - Szeretlek

46. Holandés - Ik hou van je

47. Hebreo - אני אוהב אותך

48. Hebreo - Ani ohev otach (a una mujer)

49. Hebreo - ani ohev otcha (a un hombre)

50. Hindú - Mai tumse pyar karta hoo

51. Hopi - Nu´ umi unangwa´ta Sanando Corazones

52. Ingles - I love you

53. Italiano - Ti amo

54. Islandés - Ea elska thia

55. Indonesio - Saja kasih saudari

56. Irlandés - Taim i´ngra leat

57. Islandés - Ég elska þig

58. Judeo-alemán (Iddish) - Ich libe dich

59. Japonés - Kimi o ai shiteru

60. Japones - 愛しています

61. Javanés - Kulo tresno

62. Libanés - Bahibak

63. Laosiano - Koi muk jao

64. Lituano - Tave myliu

65. Letón - Es milu tevi

66. Macedonio - Sakam te

67. Malayo - Saya cintamu

68. Mohicano - Konoronhkwa

69. Noruego - Jeg elsker deg (Bokmaal) Eg elskar deg (Nynorsk) Jeg elsker deg (Riksmaal)

70. Navajo - Ayor anosh´ni

71. Noruego - Eg elskar deg

72. Persa - tora dost daram

73. Polaco - Kocham cie

74. Portugués - Amo-te

75. Quechua - Qanta Munani

76. Quichua - Ñuca yaquirini

77. Rumano - Te iu besc

78. Ruso - Ya vas liubliu

79. Ruso - Я тебя люблю

80. Serbio - Lubim te

81. Shona - Ndinokuda

82. Sioux - Techihhila

83. Swahili - Naku penda

84. Sueco - Jag a´lskar dig

85. Tagalogo - Mahal kita

86. Tailandés - Ch´an rak khun

87. Tunecino - Ha eh bak

88. Turco - Seni seviyo rum

89. Ucraniano - Ja tebe kokhaju

90. Vietnamita - Toi yeu em

91. Yugoeslavo - Ja te voli

92. Vietnamita - Anh ye^u em (hombre a la mujer)

93. Vietnamita - Em ye^u anh (la mujer al hombre)

Y por supuesto el eterno "Je t'aime"...

Melancolía libertina

“Todos aquellos grandes libertinos, que no viven más que para el placer, sólo son grandes porque han aniquilado en sí toda capacidad de placer. Por eso se entregan a espantosas anomalías; en caso contrario, la mediocridad de las voluptuosidades vulgares bastaría.”

George Bataille, "Las lágrimas de Eros"

KALOKAGATHÍA

Enamorada del amor, Eros me dijo que alguien ya había inventado su mitología, pero él y yo decidimos cambiarla para que fuera un secreto.
- O tú te vuelves diosa o yo me vuelvo humano, -me dijo. - Es la única manera de vibrar al unísono.
- Me parece que ya sé lo que es ser humana. -respondí-  ¿Qué te parece si juego a ser diosa?
- Si tú juegas a ser diosa y yo juego a ser humano, podremos amarnos mucho tiempo.
- ¿Mucho tiempo? Los dioses creamos más allá del tiempo.
- ¿Crear? Los humanos creemos en lo que los dioses crean.
- Amor, el tema es que tú seas humano sin olvidar que eres dios.
- Amor, el tema es que tú seas diosa sin olvidar que eres humana.


Teoría de la desaceleración del tiempo

El primer paso para amarnos, fue desacelerar el tiempo, reducirlo a un presente que podía ser a la vez un instante y una eternidad.

Pero recuerdo que, cuando era humana,  me enseñaron a florecer con prisa.

Mi saliva decía cosas, acelerada en el invernadero del reloj, esa ruleta rusa: segundos cayéndose por el suelo como platos rotos.

El amor desvirgado con colores pintados en hojas de calendario.

Este tic-tac guillotina amputador magnético: deshojada en el tempus fugit, los pensamientos  envejecían y amanecían con rigor mortis.

Por eso, tuve que callarme y meditar.

Primero cabían diez segundos en un solo minuto. Diez segundos respirados, diez segundos de conciencia del “yo soy” en un sólo minuto.

Después, metí un año allá adentro (en un solo minuto). Vi el flashback de tu nacimiento, el sexo de la madre dilatado, una ola, el universo bailando en su vaivén incomprensible mientras nacías.

Creciste rápido, como una centella se hace hoguera, te vi crecer hipnotizado como un árbol en la tierra, y aún cabías en ese minuto.

Te vi conocerme en algún lugar: un deseo hipotecado a cuarenta años vista podía concentrarse en un solo segundo más.

Después, te vi acercarte en cuatro pasos, que eran cuarenta vueltas al mundo, cuarenta peregrinaciones cabían en ese aliento próximo.

Tu sonrisa, la metí en un nanosegundo.

Nos preguntamos los nombres y demás vagatelas antes del trigésimo tercer sendero.
No quería besarte y que te convirtieras en una estatua de mármol.
Tampoco supliqué aquella noche sexo a las estrellas.
Quería que me besaras lentamente en mi imaginación, para que después estuvieras dentro de esa maleta, para que eones de átomos desglosados supieran a ti en ese simple beso estremecedor.

Entonces, inventé la extraña teoría que hace dioses a los humanos y humanos a los dioses.

Pedí, melancólica, hoja y papel en ese bar en el que jamás apareciste y en el que jamás te besé y, varias vidas más tarde, te escribí este poema en prosa que cabía en medio minuto y pico.

Cuando dejas de ser tú, te conviertes en un tramo de río

Un buen canal no sufre. Goza en el trance del éxtasis, porque consigue destruir la ilusión del tiempo,y así descubre que dispone de toda la eternidad para purificarse.
Purificarse es estar limpio para inundarse de luz.
Purificarse es hacer versificar al río de la plenitud.
Purificarse es convertirse en carretera de la divinidad.
Purificarse es ser divino.
Las palabras pertenecen a la dimensión del engaño y siempre pueden ser malinterpretadas, pero la mente del poeta intenta volar y mostrar aromas de ese sabor sabroso de la totalidad.
A mí, dada mi naturaleza personal, me gustan los matices juguetones y ficticios para mostrar la realidad. Esa simpatía permite que el mensaje pueda llegar con mejor sintonía.

El juego evoca
la pureza de los árboles y el viento,
por eso, jugar como un niño
alimenta las cualidades más elevadas
del ser humano.

No hay prisa. Si el tiempo desaparece más adelante, ¿dónde está la prisa? ¿Qué es el principio, fin, pasado o futuro de un círculo? La ausencia de tiempo elimina muchas enfermedades que enajenan al ser humano, como el estrés, la ansiedad, la prisa, la frustración, el miedo...
La ausencia de tiempo aleja la convicción de que seamos mortales.
¡Las flores son tan bellas! Y si la belleza alcanza nuestro espíritu, nuestro espíritu florece.
El árbol de la vida es un árbol cuya copa es tan densa como el mar. Sus raíces son ilusión de dualidad, porque las ramas eran ramas-raíces.
Wingka-machi, lo importante es sentirla a ella. Cualquier espíritu puro puede sentirla. No importa la ubicación espacio-temporal. Son medidas ilusorias que utilizan las sombras para separaros. Las sombras sólo existen en la belleza que contiene dualidad. (Escena del travesti escondiendo su falo en The silence of lambs).
En un mundo dual, la paz engendra sus raíces en la destrucción. En un mundo uno en sí mismo, la paz pura es el diagrama más diáfano que presenta nuestro universo. Por eso aspira a la esfera. Todo lo esférico le produce felicidad. Su mente debe inscribir el cuadrado en el círculo. Por eso le fascina la estructura geodésica, a un nivel físico y mental. Es una forma que se representa libremente en la naturaleza.
Libérate de las enfermedades del tiempo y llegarás a la absoluta belleza y sabiduría.
La mujer preña al hombre y lo hace madre de una idea que debe llevar a cabo en la tierra. Semilla que engendra tiene forma de serpiente.
Aire, agua, sol: fuentes de salud. Arte del bien decir. (Ngenpin/weupin: "soberano del decir"). Dieta frugal.

La analogía

La analogía permite operar sugestivamente en el entorno. Es interesante aprender a entrever las cualidades de todos los seres y entidades para inferir esos atributos en el sí mismo o en la obra.
Supongamos, por ejemplo, que mi deseo sea sinceramente ganarme la vida como escritora. Debería inferir la cualidad de la araña para tejer su tela para yo tejer mi libro. El libro, como la telaraña, nace del hilo invisible gestado en el propio ser. Primero, debo buscar un punto elevado (la idea) para colgar de él. Sin perder el contacto con ese punto, establezco un punto que será el referente o centro geométrico.
Otro referente relevante es el árbol. Es irresistible, entonces, conservar en la mente el esquema místico del árbol de la vida. Ese árbol cabalístico está simplificado en el kultrún mapuche, que sirve como calendario de las cuatro estaciones.
Tarot y astrología también pueden ceder su estructura bailable al libro.
En todo caso, el escritor sólido ha de ser un arquitecto conceptual, un geómetra de contenido. En algunos géneros esas pautas se han estipulado por efectividad y tradición. Bien lo sabe cualquier filólogo.
Otro referente es el cuerpo humano que requiere, según los mapuches, de tres fuentes inestimables de salud: aire (pranayama, mantrayoga, musicalidad o ritmo), sol (luz, iluminación, claridad, prana divino, ser prisma de lo trascendente, canalización clarividente), agua (emoción, fluidez, navegabilidad). La tierra se da por sentada y es solidez.
Existen varios patrones geométricos de escritura posibles:
- yin-yang: 1+1=3
- espiral: número phi
- tela de araña/flor: escala de Fibonacci.
Aquí es donde llama a la puerta la numerología cabalística (teoría de los sephirot). ¿Fractales? La chistera del Dios-Mago contiene los números del Universo.

Íncubos y súcubos

Tengo la hipótesis de que nuestras mentes, a menudo, son tripuladas por seres que nos infunden deseos y sueños metiéndose dentro de nosotros. Esos seres se parecen a las nubes mensajeras de los poemas de Kalidasa.

Desnudo con erección y cabeza de pájaro- Cuevas Lescaux.

Dime cómo amas y te diré quién eres

Comparto con vosotros información extraída de la Wikipedia. 

"Actualmente varios autores en el terreno de la psicología social distinguen seis formas arquetípicas de comportamiento amoroso:
  • Ludus (el amor como juego): El amante en que predomina el arquetipo Ludus evita el compromiso y aunque no pretenda daño alguno para sus parejas, puede infligirselo por la diferencia de expectativas sobre la relación. Es un amor que se juega como un juego o deporte, un amor que busca la conquista; pueden tener varias parejas a la vez.
  • Storge (el amor compañero): El amante en que predomina el arquetipo Storge valora el amor como una forma evolucionada de la amistad y encuentra importante que su pareja presente una afinidad de gustos, intereses y nivel de compromiso.
  • Eros: El amante en que predomina el arquetipo Eros siente el amor en la forma de pasión física y emocional, un amor basado en el goce estético; estereotipo del amor romántico.
  • Ágape: El amante en que predomina el arquetipo valora los intereses y emociones de la persona amada por encima de sus propios intereses; el amor espiritual, el amor maternal.
  • Manía: El amante en que predomina el arquetipo Manía siente el amor de forma intensa y posesiva, llegando en casos a lo obsesivo. Este arquetipo amoroso se corresponde con el concepto occidental de romanticismo y como tal es ensalzado en la literatura romántica así como en las diversas manifestaciones de cultura popular. Es el primer amor que demuestran por lo general los adolescentes.
  • Pragma: El amante en que predomina el arquetipo Pragma tiene claras sus expectativas ante una relación y espera, de forma práctica, que estas se vean satisfechas. Es un amor conducido por la cabeza, no por el corazón; poco demostrativo.

Teoría triangular del amor

La teoría triangular del amor del psicólogo estadounidense Robert Sternberg caracteriza el amor en una relación interpersonal según tres componentes diferentes: intimidad, pasión y compromiso:
  1. La intimidad, entendida como aquellos sentimientos dentro de una relación que promueven el acercamiento, el vínculo, la conexión y principalmente la autorrevelación.
  2. La pasión, como estado de intenso deseo de unión con el otro, como expresión de deseos y necesidades.
  3. La decisión o compromiso, la decisión de amar a otra persona y el compromiso por mantener ese amor.
Las diferentes etapas o tipos de amor pueden ser explicados con diferentes combinaciones de estos elementos. De acuerdo al autor, una relación basada en un solo elemento es menos probable que se mantenga que una basada en dos o en los tres.

Las siete formas del amor

Triángulo del amor de Sternberg.
Falta de amor: No existe pasión ni intimidad ni compromiso. No es una forma de amor, puesto que no existe amor en ninguna de sus manifestaciones.
  1. Cariño: En este caso, no debe tomarse en un sentido trivial. Este es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades, en donde se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.
  2. Encaprichamiento: Es lo que comúnmente se siente como «amor a primera vista». Sin intimidad ni compromiso, en cualquier momento.
  3. Amor vacío: Existe una unión por compromiso, pero la pasión y la intimidad han muerto. No sienten nada uno por el otro, pero hay una sensación de respeto y reciprocidad. En los matrimonios arreglados, las relaciones suelen comenzar con un amor vacío.
  4. Amor romántico: Las parejas románticas están unidas emocionalmente (como en el caso del cariño) y físicamente, mediante la pasión.
  5. Amor sociable o de compañia: Se encuentra frecuentemente en matrimonios en los que la pasión se ha ido, pero hay un gran cariño y compromiso con el otro. Suele suceder con las personas con las que se comparte la vida, aunque no existe deseo sexual ni físico. Es más fuerte que el cariño, debido al elemento extra que es el compromiso. Se encuentra en la familia y en los amigos profundos, que pasan mucho tiempo juntos en una relación sin deseo sexual.
  6. Amor fatuo o loco: Se da en relaciones en las que el compromiso es motivado en su mayor parte por la pasión, sin la estabilizante influencia de la intimidad.
  7. Amor consumado: Es la forma completa del amor. Representa la relación ideal hacia la que todos quieren ir pero que aparentemente pocos alcanzan. Sin embargo, Sternberg señala que mantener un amor consumado puede ser aun más difícil que llegar a él. Enfatiza la importancia de traducir los componentes del amor en acciones. «Sin expresión —advierte—, hasta el amor más grande puede morir». El amor consumado puede no ser permanente. Por ejemplo, si la pasión se pierde con el tiempo, puede convertirse en un amor sociable."   

lunes, 30 de noviembre de 2015

Carta de amor escrita por una crononauta a un amante del futuro

Me pides en tu pensamiento, amante del futuro, que intente explicarte por qué aún te sientes en el estigma de la separación, por qué no hayas el consuelo en el mundo. Por qué te mueves, en tu melancolía, con la sensación de no saber dónde concentrar toda tu fuerza, a qué estrella destinar tu rumbo, dónde dirigir tus ansias de amor.
Me pides en tu pensamiento, amante del futuro, que yo te escriba esta carta, que es un Arte de Amar y que es un acto de fe y un presagio de alegría.
Este Ars amandi se escribió en el siglo XXI, aún con palabras, antes de la Revolución Telepática.
Este Ars Amandi aún confunde la idea con la forma, y busca en la poesía la metáfora, porque los símbolos son el lenguaje de los dioses que pugnan por emerger en el arte.
Esto es Hieros Game, el juego de Eros, la sonrisa de la Luna, la autopista que une el sexo a la boca que declama los sueños.

¿Sabes qué es enamorarse?
Endorfinas y oxitocina cantan en las jam sessions de los ángeles.
Las musas dilatan las pupilas y hacen tersa la piel, que es baile y pista de baile a la vez.
Enamorarse es crear una mitología secreta con alguien.

¡Miedo= problema!  ¡Amor= solución!
Y la solución al laberinto ... está adentro de este acertijo.
Estaba… ¡clarísimo! Como la luz que acaricia la piel fabricando vitamina D.

¿Te acuerdas de Prometeo? Robó el fuego a los dioses para dárselo a los hombres.
Los dioses le castigaron y un enorme pájaro le devora eternamente el hígado, al igual que el fuego devora la madera que fabricó el oxígeno.
La poesía cena paté de Prometeo.
  • Prométeme- dice- que robarás a los dioses lo que falta.
  • Pero… ¿Qué es lo que falta? ¿Qué más podríamos hurtar al reino celestial?
  1. EL DON DE LA CREATIVIDAD
  2. LA CAPACIDAD DE MUTAR O METAMORFOSIS
  3. EL ARTE DE AMAR A LO DIVINO

Existen senderos sagrados del sexo sublime. Forman parte del juego del escondite de la conciencia. La idea central sería: todo es 1, pero el 1 juega un rompecabezas para tener el placer de descubrirse.

Amante del futuro,
yo creo en el amor que toca aquello que transforma con su imaginación,
yo creo en la belleza creándola y creyéndola, 
tanto como creo en ti, 
tanto como te creo a ti.

Me pides, amante del futuro,
que te describa como sueño nuestro amor
y por qué los poetas malgastaron sus plumas
narrando los falsos pesares del deseo.

Yo sueño con nuevos tópicos,
donde la descriptio no sólo es cosa de de divas rubias vírgenes,
donde las morenas y las brujas pelirrojas son amazonas y heroínas de aventuras,
donde el pecado es sagrado signo de revolución,
donde la belleza de los hombres puede cantarse sin miedo a parecer marimacho,
donde la energía brota, espontánea.

***

Hay un enigma, allá donde se juntan la belleza y el peligro.  
Allá nace la pose aventurera que explora y coopera en creación.
Entonces, mi amante, fabrícate aquello que buscas y crea aquello que buscas.
Así me encontrarás.
Al principio es como si la locura viniera de visita, pero más adelante, el daimon de Cyrano y Sócrates vienen a rescatarte y en su extraño parlamento sin palabras, en el centro de la cabeza, te inflaman...

¡Y comprendes que loco y genio esculpen el mismo diamante,
y que entre abismo y valle existe el detalle de la meditación, el plan y el orden!

Entonces, mi amante, fabrícate los mapas. Y usa un método que aúna voluntad e imaginación. Es un método para que la inspiración sea funambulista y los pies resistan, cual faquires, el suelo que quema, ese camino que es el filo de la navaja.

Estarás, mi amante, dentro de una cajita negra, dentro de una noche oscura, muy triste, pero allí fabrícate unas botas mágicas con los mapas del cielo, y el color rojo, que besa siempre a la tierra con el carmín de sus volcanes.

¡Oh, mi amante del futuro! Cual el músico que afina primero su instrumento y lo tañe primero en su retiro para no molestar con el ruido, así, afina y toca tu corazón, y aprende en secreto de tu error. E investiga, y sueña, y explora. Así, hallarás tu sueño.

¿Y qué es soñar?

Prologa ese sueño con la mano abierta que pide limosnas al cielo,
sangriento el ideal cimentado en el recuerdo
que rescatan Prometeos del Leteo.

¿Qué es soñar?
Sabrás que hay dos clases de sueños, y que despertar y ser libre son el arco y la flecha de nuestro porvenir amando.

Buenas noches... no me esperes.

Sólo así apareceré.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

¡Orgías!

"Orgías, usado en plural y relacionado con el Ergon (acción), significa ritos sagrados, culto sagrado que practican los iniciados en el culto de Demeter en Eleusis, así como también los ritos de Baco. También significa cualesquiera ritos, cultos, sacrificios o misterios sin relación alguna con lo religioso; y Orgazio significa, por consiguiente, celebrar orgías o ceremonias, o celebrar ritos sagrados. Es verdad una pobre glosa de la celebración de los ritos sagrados que la palabra haya llegado a significar algo totalmente distinto, como ocurre hoy día.  Para el hombre de a pie Orgía significa una jarana salvaje acompañada usualmente de ebriedad. Creo que ya es momento de que se tome la palabra Orgía como grito de batalla y, habiéndose demostrado que la Eucaristía no es más que una forma orgiástica, devolverle el entusiasmo verdadero, que no es de naturaleza alcóholica ni sexual."

Y que el fuego vuelva a arder en lámparas sagradas.

viernes, 13 de noviembre de 2015

ÓPTICA PARA ENAMORADOS- SI EL AMOR FUERA LUZ

ÓPTICA PARA ENAMORADOS
QUÉ PASARÍA SI EL AMOR FUERA LUZ

Si el amor fuera luz, sería una radiación electromagnética, y, de todo el espectro electromagnético, sólo una ínfima parte podría ser visible, percibida por el ojo humano.
Si el amor fuera luz, gran parte del amor sería invisible a nuestros ojos.

Caminad por el espacio, imaginando que sois una RADIACIÓN ELECTROMAGNÉTICA. Solo es visible una parte de vosotros. Otra parte de vosotros, vuestra mente, vuestros pensamientos, aún permanece invisible para el ojo humano. Pero no para siempre. Sólo hasta que se desarrolle la tecnología necesaria.

1. Velocidad finita
Si el amor fuera luz, en el vacío se movería más rápido que en la materia (donde todo depende del índice de refracción del medio - que es la relación entre la velocidad de la luz en el vacío y en un medio, según las propiedades dieléctricas del medio y la energía de la luz-), y tendría una velocidad aproximada de 300.000 km./s. Los amantes sin objeto serían más ágiles amando. La primera medición de la velocidad del amor habría sido hecha por Ole Roemer en 1676.

Si el amor fuera Luz, el Hombre fuera el Sol y la Mujer la Luna, deberían mirarse durante casi ocho minutos seguidos para enamorarse y ella tardaría 1'26 segundos en dar a luz a la hija Tierra.

2. Refracción (experimento de la pajita)
Si el amor fuera luz, cambiaría bruscamente de dirección al cambiar de medio. El amor se propagaría a diferentes velocidades en función del medio en que viaja. El cambio de dirección sería mayor cuanto mayor fuera el cambio de velocidad. Las fases amatorias estarían delimitadas por la Ley de Snell, que relacionaría el cambio de ángulo amoroso con el cambio de velocidad del amor por medio de los índices de refracción de los medios.

3. Dispersión refractiva
Si el amor fuera luz, todo ser transparente actuaría como un prisma, que permitiría analizar el amor separado en sus distintos componentes o colores según su energía, en un fenómeno denominado dispersión refractiva. Los colores del amor serían: la pasión (rojo), el eros (naranja), la amistad (amarillo), la protección y apoyo desinteresado (verde), la comunicación (azul), la imaginación (añil) y la inspiración (violeta).

4. Propagación y difracción
Si el amor fuera luz, a simple vista, se propagaría en línea recta. Podríamos observar este fenómeno en ambientes polvorientos o atmósferas saturadas. La óptica geométrica podría predecir las posturas de los amantes al hacer el amor. De la propagación del amor y su encuentro con objetos surgirían las sombras. Si el amor se alejara del cuerpo, la sombra sería más definida y, por lo tanto, identificable. Si el amor se acercara al cuerpo, surgiría una sombra en la que se destacaría una forma más clara llamada penumbra y una más oscura denominada umbra.

Sin embargo, el amor no siempre se propagaría en línea recta. Al atravesar un obstáculo puntiagudo o al pasar por una estrechez, se curvaría ligeramente. Este fenómeno, denominado difracción, explicaría que el amor, al mirarse a través de un agujero muy pequeño se viera distorsionado.

5. Interferencia
Si el amor fuera luz, podríamos evitar interferencias integrando el Experimento de Young. Las relaciones monocromáticas, tendrían que vivir una situación de estrechez (pantalla con una rendija muy estrecha) y, después, pasar por otra situación doblemente afectada por estrecheces. La superación de las barreras podría leerse en una tercera pantalla produciendo bandas alternativas claras y oscuras.
Si el amor fuera luz, las interferencias también podrían apreciarse en las manchas de aceite sobre el agua de las sartenes en remojo sin lavar en la pica del fregadero, o en las discrepancias musicales de los CD's. En estos casos, estas situaciones superficiales difractarían el amor, produciéndose una cancelación por interferencias, en función del ángulo de incidencia en la relación amorosa, de cada uno de los colores que contiene ... decíamos: la pasión (rojo), el eros (naranja), la amistad (amarillo), la protección y apoyo desinteresado (verde), la comunicación (azul), la imaginación (añil) y la inspiración (violeta), permitiendo verlos separados, como en un arcoiris.


5. Reflexión y dispersión

Si el amor fuera luz, al incidir sobre un cuerpo, la materia de la que está constituido retendría por unos instantes su energía y, a continuación, la remitiría en todas las direcciones. Este fenómeno se llama reflexión. Sin embargo, en cuerpos de superficie lisa y narcisista, debido a interferencias destructivas, la mayor parte de la radiación se perdería, excepto la que se propagase con el mismo ángulo que incidió. Ejemplos simples de este narcisismo se pueden observar en los espejos, los metales pulidos o el agua de un río con el fondo oscuro.

Si el amor fuera luz, también se reflejaría por medio de la reflexión interna total, en todos aquellos que tienen un alma de diamante. Esto se produciría cuando un rayo de amor intentara salir de un medio en que la velocidad es más lenta a otro más rápido, con un determinado ángulo.
Si el amor fuera luz, el amante podría dispersarlo en forma de poesía. Sabría que el cielo es azul debido a la luz del sol dispersada por la atmósfera, y el color blanco de las nubes o de la leche por las gotitas de agua o las partículas de grasa en suspensión que contienen, respectivamente.

6. Polarización

Si el amor fuera luz, podría polarizarse a través de unos cristales transparentes. El ángulo de polarización total podría llamarse ángulo de Brewster, y las gafas de sol -inicialmente relacionadas con los sifilíticos- y los filtros para cámaras tendrían mucho que ver con todo esto.

7. Efectos químicos

Si el amor fuera luz, los seres, al absorber amor, sufrirían cambios químicos; utilizarían la energía de la luz para alcanzar niveles energéticos necesarios para reaccionar, para obtener una confrontación estructural más adecuada para reaccionar ante algo o para romper algún enlace de estructura (fotólisis).
Si el amor fuera luz, entenderíamos la fotosíntesis de las plantas, el proceso de visión del ojo (producido por la isomerización del retinol) o la síntesis de la vitamina D en la piel después de una caricia.


8. Historia del amor

Si el amor fuera luz, a principios del siglo XVIII el ser humano habría tenido la creencia generalizada de que el amor reside en los amantes. Isaac Newton habría explicado a través de él muchos fenómenos como la reflexión, la refracción y las sombras de los cuerpos. No sabríamos si se hubiera mantenido casto, como suele contar la leyenda de su vida. En todo caso, él habría observado a menudo cómo se dispersa en sus diferentes aspectos o colores al atravesar un cuerpo transparente de lados no paralelos.
Si el amor fuera luz, en 1678, Christian Huygens habría propuesto – más cerca del idealismo de Platón- que es un fenómeno ondulatorio que se transmite a través del éter. Su teoría se habría olvidado hasta la primera mitad del siglo XIX, cuando Thomas Young habría realizado su experimento sobre las interferencias amorosas. Young y Jung serían más homónimos de lo que fueron.
Si el amor fuera luz, en 1848 se habría medido en diferentes medios, aunque, en pleno Romanticismo, no se habría explicado cómo se propaga a través del vacío.
Si el amor fuera luz, en 1845, Michael Faraday habría descubierto que puede modificarse aplicándole un campo magnético (llamado efecto Faraday), proponiendo más tarde que el amor es una vibración electromagnética de alta frecuencia. Maxwell, inspirado en Faraday, habría estudiado matemáticamente el amor, y se habría dado cuenta de que se propaga a una velocidad constante, y que no necesita medio de propagación, dado que se autopropaga.
Si el amor fuera luz, a finales del siglo XIX, no bastaría la teoría ondulatoria para explicarlo, sobre todo en lo que atañe al proceso de emisión y energía por parte de los cuerpos de los amantes.
Si el amor fuera luz, durante el siglo XX se habría intentado explicar su dualidad onda-partícula. La biología o la química se habrían visto revolucionadas ante las nuevas teorías sobre el amor y su relación con los cuerpos de los amantes.


9. Naturaleza del amor

Si el amor fuera luz, presentaría una naturaleza compleja. En función de cómo lo observáramos, sería un cuerpo o una idea, una onda o una partícula. Estos dos estados no se excluirían, sino que serían complementarios. Sin embargo, para obtener un estudio claro y conciso de su naturaleza, podemos clasificar los distintos fenómenos en los que participa según su interpretación teórica.


9.1. Teoría ondulatoria

9.1.1. Descripción
Si el amor fuera luz, Christian Huygens, habría considerado, como ya decíamos anteriormente, que el amor es una idea, una onda electromagnética, consistente en un campo eléctrico que varía en el tiempo generando a la vez un campo magnético y viceversa, ya que los campos eléctricos variables generan campos magnéticos.
Si el amor fuera luz, la ley de Ampère estaría en todos los tratados de seducción, porque los campos eléctricos variables generan campos magnéticos. Asimismo, la ley de Faraday se incluiría en la invocación a las musas de todos los artistas, y probablemente habría substituido a la teoría de la sublimación de Freud.
Si el amor fuera luz, sería sinusoidal, más que sinuoso.
Si el amor fuera luz, se podría describir según los parámetros habituales de cualquier onda:
  • Amplitud (A): ¿Cuánto espacio abarca el amor?
  • Periodo (T): ¿Cuánto dura la relación amorosa?
  • Frecuencia (v): ¿Cuán a menudo se encuentran los amantes?
  • Longitud de onda: ¿Qué impacto mediático tiene la relación?
  • Velocidad de propagación: ¿Cuán rápido crece ese amor?


9.1.2. Fenómenos ondulatorios
Si el amor fuera luz, alguno de los fenómenos más importantes se comprenderían atendiendo a su comportamiento ondulatorio.

9.1.2.1. Principio de superposición de ondas
Si el amor fuera luz, el principio de superposición de ondas, nos permitiría explicar el fenómeno de la interferencia. Si juntamos en el mismo lugar a dos amantes con la misma longitud de onda y amplitud, si están sincronizados, formarán una interferencia constructiva y la intensidad de la onda resultante será máxima e igual a dos veces la amplitud de las ondas que la conforman.
Si el amor fuera luz, cuando los amantes estuvieran desfasados, habría un punto donde el desfase fuera máximo, formándose una interferencia destructiva, anulándose el amor.

9.1.2.2. La interferencia
Si el amor fuera luz, cambiaría su dirección de propagación al cruzar un obstáculo puntiagudo o al pasar por una abertura estrecha. Como recogería el principio de Fresnel-Huygens, si el amor fuera luz, cada amante sería un emisor de amor propagado en todas direcciones. La suma de todos los amantes haría que la perturbación del amor se siguiera propagando en la dirección original.
Sin embargo, si el amor fuera luz, si se enfrentara a un obstáculo puntiagudo o una estrechez vital, predominaría una nueva dirección de propagación frente a la original.

9.1.2.3. La difracción

Si el amor fuera luz, la difracción y la refracción se podrían explicar utilizando este principio, teniendo en cuenta los nuevos frentes de ondas generados en el nuevo medio, y no se transmitirán con la misma velocidad que en el anterior medio.

9.2. Teoría corpuscular

9.2.1. Descripción
Si el amor fuera luz, el amor corpuscular (el amor con cuerpo, el fotón), sería sin apego -carga- ni peso -masa-. Sería capaz de transportar todas las formas de radiación electromagnética, todas las formas de arte.

9.2.2. Fenómenos corpusculares
    9.2.2.1. Radiación del cuerpo negro
Si el amor fuera luz, al interactuar con la materia, intercambiaría energía sólo en cantidades discretas denominadas cuantos. Lo que denominamos sexo se transformaría en una especie de contacto cuántico sublimante: danza, caricias, abrazos.
Si el amor fuera luz, podría entender por qué los pensamientos negativos -o cuerpos negros- lo absorben. Sabría que la negatividad es un radiador teóricamente perfecto que absorbe toda la luz que incide en él. Usaría la Constante de Planck para entender el desamor, evitarlo o predecirlo.

    9.2.2.2. El efecto fotoeléctrico
Si el amor fuera luz, Einstein, en 1905, habría explicado el efecto fotoeléctrico recuperando las antiguas teorías renacentistas de la mirada neoplatónica. Cuando la mirada del amante -rayo monocromático de radiación electromagnética- ilumina la superficie de un objeto amado, se desprenden electrones en un fenómeno denominado fotoemisión o efecto fotoeléctrico externo. Estos electrones poseen una energía cinética. ¡Las miradas que desnudan como rayos X podrían explicarse mediante el efecto Compton! Serían como carambolas de fotones y electrones, un fascinante juego de billar holográfico.

    9.2.2.3. Presión luminosa
Esto que sigue es fuerte. Si el amor fuera luz, las miradas anteriormente descritas harían cierta presión luminosa en el ser u objeto contemplado. De este modo, comprenderíamos hasta qué punto podemos sentirnos desnudados por una mirada, tocados por los ojos de quien nos contempla.